Texto: María Portilla

El sonido es nuestra guía, las ondas sonoras se desplazan en diferentes direcciones viajando libremente y transfiriendo energía. Es así como podemos sentir su vibración aunque no las veamos. Por eso me parece que el oído es el más intuitivo de los sentidos.

A través de los sonidos podemos entender nuestra complejidad cultural. Basta poner un poco de atención para darse cuenta que la musicalidad es distinta en cada metro cuadrado de la ciudad. En pocas palabras, cada colonia tiene su propio soundtrack.

En Mi Valedor se cumple un ciclo; empezamos la edición introduciendo a nuestro nuevo diseñador y amigo Jorge Garnica. Como todas las ediciones, La Banda Sonora se logra con la participación de talentosos fotógrafos, escritores, diseñadores y, en este caso, de dos músicos: Julián y Carlos Icaza, quienes hacen un disco edición limitada de sonidos de la ciudad.

Como proyecto paralelo, que se lleva haciendo algunos meses aquí en las oficinas de Mi Valedor, introducimos en la sección Hecho por Valedores, La Voz de la Calle, radio comunitaria que ha sido una herramienta sumamente valiosa para el desarrollo de los vendedores de Mi Valedor.

Esta edición es una oda a esa estimulación auditiva que nos define tanto como cultura.

Dichosos los músicos de esta ciudad.

A escuchar, ¡a escucharse!