Por: Paula García  @_paula_con_u

La Voz de la calle

Como muchos sabrán, en Mi Valedor hacemos talleres creativos con los valedores de manera que puedan recuperar habilidades sociales perdidas a través de la vida en la calle. Desde hace unos meses se han impartido clases de radio comunitaria, resultando en un programa radiofónico hecho por ellos y los talleristas llamado La voz de la calle”.

Liliana Ramírez y Sergio Campos son quienes dirigen dicho taller. Liliana es socióloga por la Universidad Nacional Autónoma de México y maestra en sociología por la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México, además ha coordinado proyectos de radios inclusivas con personas en situación de calle y con experiencias psiquiátricas.  Sergio es sociólogo por la Universidad Autónoma Chapingo y colaborad en el FARO de Oriente y Reactor FM, también fue maestro de preparatoria en Chimalhuacán. Platicamos con ellos para saber cual ha sido su experiencia con los valedores y la voz de la calle.

Entrevista:

¿Porqué piensan que un taller de radio pueda crear un impacto en el proceso de reinserción socio-laborar para los valedores?

 L: La naturaleza de las radios comunitarias es generar cohesión social entre el grupo de participantes dándoles identidad. Los valedores, al reconocerse como colectivo retoman el trabajo realizado bajo la coordinación de la revista Mi Valedor. Comunican mediante la palabra su condición con derecho a habitar la ciudad, a describirla, a investigarla y a ser recompensados por esa labor. En esta primera etapa de trabajo, hemos desarrollado un proceso de reconocimiento para generar un plan de acción que contemple la re-inserción laboral, la inclusión social, la desestigamatización y una autopercepción positiva.

S: La radio los empodera, les permite ejercer su derecho de hablar y a ser escuchados. A través de ella pueden contar sus historias, poner la música que les gusta, hablar de sus sueños, compartir sus inquietudes; les permite autodefinirse -¿Quién mejor que un valedor para contarnos lo que significa vivir en la Calle? -. Aún cuando no hay un contacto real, mediante la radio los valedores pueden platicar con cualquiera que escuche La Voz de la Calle, sin miedo a ser juzgados por su imagen. A través de la radio, Los valedores pueden cambiar la percepción que se tiene de las poblaciones callejeras. Finalmente, el sentirse seguros al momento de hablar, les puede ayudar a relacionarse más fácil con la gente. Esto es muy importante, considerando que son vendedores.

¿Cuáles son las habilidades sociales que han desarrollado los valedores a partir de los talleres?

L: Habilidades comunicativas como: la escucha, el uso de la palabra, los turnos del habla, tomar notas y desarrollar un pequeño guión como insumo para nuestros productos radiales. Han fortalecido la empatía, la tolerancia frente la diversidad, el aprendizaje en colectivo y enaltecido la dignificación de lo humano.

S: Han desarrollado la habilidad de hablar sobre ellos mismos con sus propias palabras, algo que a la mayoría de personas nos cuesta mucho trabajo. Creo que lo mejor de todo es que han puesto en práctica habilidades que aprendieron en otros talleres como: la escritura o el trabajar en equipo.

¿Cómo ha sido el proceso desde la primera sesión a la última que han tenido con los valedores?

L: Ha sido un proceso de reconocimiento y aprendizaje mutuo. Hemos generado relaciones de confianza y de respeto. En lo personal, he intentado hacer la descripción de cada uno de los valedores participantes en el taller para poder trabajar sus potenciales según su personalidad. La idea es que ellos cumplan un rol en el programa según sus propias fortalezas y explorar hasta dónde quieran llegar. Ha sido muy divertido; hemos reído y nos hemos conmovido.

S: Las sesiones tienen una estructura muy sencilla: empezamos con ejercicios de relajación y de vocalización. Apenas llevamos tres sesiones trabajando con ellos; sin embargo, el proceso de aprendizaje ha sido muy rápido. Desde la primera sesión decidieron ponerle nombre al programa y ya con esto comenzamos a armar la identidad -nombre, cortinillas, rúbrica, ambiente sonoro- incluso hicimos el primer ejercicio de locución y lo grabamos. Para la siguiente sesión los valedores llegaron bien motivados, incluso trajeron a más compañeros, no hablaban del taller de radio, sino de La Voz de La Calle. Les enseñamos a entrevistar, se entrevistaron entre ellos y también entrevistaron a las coordinadoras de la revista.

¿Cuáles son los logros más importantes que se han obtenido?

L: Generar comunidad, construir un espacio en el que se le da la voz a quienes no la tienen y generar productos radiales de calidad con muy pocos recursos.

S: Creo que el mayor logro es el compromiso de los valedores al darle continuidad a este proyecto. La voz de la calle es un espacio de expresión que puede ayudar a visibilizar las condiciones de vida de las personas que vive en situación de calle. Es algo que le hace falta a esta ciudad, medios de comunicación más democráticos.

¿Qué cambios han visto entre ellos como grupo e individualmente a través del taller?

L:  La integración como grupo y el paso de una percepción negativa a positiva, ha ido mejorado en todas las sesiones.

S: Cada sesión llegan más temprano; hay una mejor convivencia y se refleja en detalles tan simples como escuchar con respeto los comentarios de los demás compañeros. Individualmente cada uno está encontrando su propia voz; Francisco y Alfredo son muy abiertos cuando se trata de contar su vida cotidiana, lo mismo te cuentan un chiste o te comparten sus tristezas; Camaxtli es más reservado en ese sentido, en cambio es muy bueno jugando con la cadencia de su voz. Finalmente noto a Isaías cada vez más relajado, al principio su voz se escuchaba muy plana, ahora ya no.

¿Cuáles eran sus expectativas antes de comenzar a dar el taller?

L: Mi expectativa era enseñarles algunas habilidades comunicativas y géneros periodísticos para poder hacer radio bocina, después generar un proyecto de inclusión social y un modelo de negocio. La experiencia nos enseñó a ir por pasos. Ahora nos sentaremos a planear objetivos (grupales e individuales) a largo plazo, metas y contenidos atractivos desde la visión de los valedores. En general, la experiencia ha sido mucho más gratificante que la expectativa.

S: Yo llegué aquí con la expectativa de hacer radio con los valedores, son personas que tienen muchas historias que contar; lo que no me esperaba era que las cosas se dieran así de rápido. Yo venía preparado para un ambiente más rudo, pero no, en realidad los valedores son personas muy respetuosas, bien tranquilas, que a pesar de vivir en condiciones de marginación tienen un montón de ganas de vivir, de cambiar. Eso es lo que más me ha sorprendido, su calidad humana, esa es su principal fuerza.

¿Qué se llevan de esta experiencia?

L: Aprendizajes, lo más bonito es que en un pequeño pedazo de acera se puede hacer radio y generar comunidad.

S: Trabajar con los valedores me ha permitido ampliar mi visión sobre cómo hacer radio. Al principio nos preocupaban las condiciones del espacio, porque el taller se lleva a cabo en la banqueta, frente a las oficinas de la revista. Luego nos dimos cuenta que los sonidos de los carros, la campana del reloj chino y todos los sonidos propios del lugar son parte de la identidad de los valedores. A partir de esto pongo más atención a los sonidos que escucho en la calle. Y si a esto le sumo la forma en que ellos cuentan las historias, la música que me han compartido, en definitiva la experiencia sonora ha sido muy rica.

Estaremos transmitiendo “La Voz de la calle” en nuestro canal de youtube, estate pendiente de nuestros estrenos, por lo pronto disfruta el primer programa y escucha la voz de la calle, la voz de los valedores aquí