Texto: Héctor Castillo Berthier
Facebook Héctor Castillo Berthier
Facebook Circo Volador

ZONA SUBMETROPOLITANA

EL QUINTO Y LA CUARTA

La selección nacional y los aficionados al fútbol, hicieron historia el domingo pasado.

La incredulidad normal de los aficionados pensaba que obtener un empate con Alemania, en el primer partido de México en el Mundial, sería magnífico.

Pero no fue así. Un gran gol de Hirving Lozano, El Chucky, a los 35 minutos del primer tiempo puso adelante a México y fue definitivo para obtener la victoria.

México ganó su primer partido frente al campeón del mundo y el fervor de los aficionados se desbordó en la capital, donde se reunieron más de 25 mil personas para darle la vuelta al Ángel de la Independencia y cantar repetidamente el “Cielito Lindo”.

La reunión no fue masiva. No se eternizó. Sin embargo, estuvo presente en varias ciudades con festejos similares.

México ganó, pero no mostró una superioridad palpable frente a los alemanes.

México tuvo posesión del balón sólo el 33 por ciento del tiempo, frente al 67 de los alemanes. Tiró a gol en 13 ocasiones, de las cuales sólo 4 llegaron a la portería. Alemania lo hizo en 26 ocasiones, 9 de ellas a la portería y dos tiros en los postes. Los mexicanos propiciaron 8 tiros de esquina y los alemanes sólo uno.

Pero ganaron… Y para los mexicanos fue un triunfo histórico. Por eso lo celebraron.

Y entre los aficionados, apareció nuevamente el concepto del Quinto Partido. “Este año sí llegaremos al quinto”, decían.

Con 7 juegos ganados se puede ser campeón del mundo… Esa es la verdad.

Por ello, llegar al quinto partido se ha vuelto una obsesión entre los aficionados mexicanos.

En el quinto partido se juegan los octavos de final. En el sexto las semifinales y en el séptimo el campeonato.

Llegar al quinto es el sueño de los mexicanos futboleros y este año están seguros de que sucederá.

Los jugadores salieron airosos del juego con Alemania. Potenciaron el orgullo nacional. Renacieron la felicidad popular, en medio de las campañas políticas.

El partido de fútbol hizo llegar tarde a los candidatos a la presidencia.

Ricky Rickín Mentirosín llegó tarde a Coyoacán para apoyar a otro futbolista, Manuel Negrete, que ahora va custodiado por el cacicazgo de Mauricio Toledo a buscar la Alcaldía de Coyoacán.

Meade tuiteó su foto con la camiseta verde con su apellido impreso.

Y AMLO echó a perder su mitin en Texcoco, programado a la misma hora del partido.

Y empezaron los rumores: “El triunfo de México beneficia al PRI”; “Con ese resultado desaparece la importancia de las encuestas”; “El triunfo es parte del cambio que vivimos”… y cosas similares.

Lo cierto es que, tanto los seleccionados como los aficionados, hicieron historia ese día y recuperaron la esperanza de soñar.

¿Y con esa victoria llegaremos a la Cuarta Transformación Nacional?… Depende de lo que nos diga la cruda realidad.

CUARTA TRANSFORMACIÓN

La Independencia, la Reforma y la Revolución, son las tres etapas históricas que hemos vivido y que nos mantienen hoy en un país corrupto, desigual y lleno de privilegios. Con una camarilla de políticos que se rehúsan a abandonar el poder.

La idea de la Cuarta Transformación, expresada por AMLO, no está mal fundamentada. Tiene lógica. Incluso, su llegada a la presidencia es vista muy positivamente por millones de compatriotas.

Pero AMLO, no va solo. Ha tenido que moderar su lenguaje. Frenar sus exabruptos. Y convocar en sus filas a todo tipo de políticos.

Hay de todo.

Por ello no sorprende que hace unos días apareciera la senadora Layda Sansores, para ilustrar cómo se manejan miles de millones de pesos en las “aportaciones legislativas” que recibe el Congreso.

No es sólo la senadora. Son todos los diputados y senadores que se aprovechan del “manejo revolucionario” que le dieron los priistas a esos recursos.

Por si fuera poco, todo eso está validado por las instituciones públicas… De ahí en adelante, nos encontraremos con una maraña inmensa de corrupción que debemos terminar.

De la misma forma, el mismo día del partido, se volvió a repetir una vieja historia que todos conocemos: Carlos Romero Deschamps, líder de los petroleros, es un priista corrupto.

Y aparecieron nuevamente sus propiedades, sus excesos y su cercanía con Meade.

Eso también hay que cambiarlo.

Aspirar a una Cuarta Transformación es válido. Es indispensable.

Pero los lastres de la Revolución Mexicana, los tenemos amarrados a los pies.

Con ese lastre, es muy complicado realizar una transformación profunda.

DEL MIEDO AL SUEÑO

Peña Nieto nos dejará en las manos un país fracasado, pese a los miles de millones de pesos que ha gastado para decirnos lo bien que vamos.

Nos heredará un incendio, con muy pocas posibilidades de extinguirlo.

La desigualdad y el crimen organizado se ha expandido por todo el territorio.

Los crímenes van a la alza. Hay zonas de la república en donde el Estado ha prácticamente desaparecido.

Ahí, no sólo deberá enfrentarse a la corrupción gubernamental. Ahí se necesita de otras estrategias.

Tan sólo entre enero y marzo de 2018, se presentaron 852 robos en los trenes de carga.

Pero, para la prensa cotidiana, estos crímenes se han vuelto tan habituales y corrientes, que ya no vale la pena buscar el fondo de lo que sucede.

Dice Juan Pardinas: “Estos asesinatos se han vuelto tan ‘normales’ que en el tercer debate presidencial hubo más mensajes de aliento a la Selección Mexicana de futbol que muestras de pésame y solidaridad para las familias de más de 100 candidatos y candidatas asesinados en 2018. Al escuchar a los candidatos presidenciales, pareciera que las campañas ocurren en una República donde no hay lugar para el miedo” (Reforma, 17/VI/2018).

¿Cómo recuperaremos el buen manejo del país?

¿Con promesas?

¿Con qué acciones?

Tenemos que unirnos.

Soñar como nunca para imponernos frente al miedo que nos rodea.

LA CUEVA DEL DELFÍN

En el primer tiempo del nuevo gobierno debemos volvernos implacables e insobornables… En el segundo tiempo, debemos imponer el tipo de nación que merecemos… Solo así cerraremos las heridas que tenemos pendientes.

¡Vientos huracanados!, si no me piden bombardear a Corea nos veremos por acá el próximo lunes