Texto: Héctor Castillo Berthier
Facebook Héctor Castillo Berthier
Facebook Circo Volador

ZONA SUBMETROPOLITANA

LA MERCED 5 AÑOS

¿Qué hacemos en la CDMX cuando se incendia un mercado vital para la distribución de alimentos de la ciudad?

¿Esperamos cinco años para ver qué sucede?… Algo así sucedió.

El pasado 27 de febrero se cumplieron cinco años del incendio ocurrido en el mercado de La Merced. Lo consumió en más de un 70 por ciento y ha sido: “El incendio más grave sucedido en los últimos 30 años”, se dijo en el 2013.

¿Por qué quedó olvidado?

Desde el principio, las autoridades de la CDMX desarrollaron proyectos. Constituyeron el Consejo Consultivo para el Rescate Integral de La Merced. Realizaron concursos. Y se habló de rehabilitar el mercado y regenerar toda la zona.

Pero todo esto enfrentó la “oscura realidad burocrática”.

Hasta la fecha, los comerciantes afectados por el incendio siguen en la calle sin ocupar sus lugares.

Por eso a cinco años, los afectados compraron un pastel para celebrar el 5º aniversario del incendio.

Paralelamente, la organización Keren Tá (que significa en Tzotzil “Los Niños”), realizó una pinta con los niños de La Merced para conmemorar este cumpleaños.

Cinco años es demasiado.

La construcción del mercado, en 1957, necesitó sólo de nueve meses, incluyendo el tiempo del terremoto del 28 de julio de 1957 que, además de haber tirado el Ángel de la Independencia, dañó los techos del mercado.

Hoy existen mil 208 comerciantes… que están en la calle sin recuperar su lugar de trabajo.

Pero hay algo peor. Muchos de los propietarios originales murieron en estos 5 años. Fallecieron entre el olvido y la falta de futuro. Otros se enfermaron y quebraron. Muchas familias de deshicieron.

¿Cómo ser parte de un grupo para mantener viva la esperanza?

En la comunidad se habla de “Negligencia de las Autoridades”. Se habla también de la “Falta de Apoyo”… Eso y más sucedió.

En cinco años sigue sin solucionarse la reconstrucción. Mientras que los problemas de la zona permanecen… y se agudizan.

Llevan tres delegados que no han dado respuesta.

La inseguridad es brutal. Hace poco mataron a un policía en ese lugar.

“Los chineros” (rateros que utilizan la llave china para someter a sus víctimas y que son famosos ahí) se apropiaron de la calle General Anaya.

En el lenguaje moderno del gobierno de la CDMX “La Movilidad” se ha visto muy afectada por el crecimiento del ambulantaje. Los comerciantes informales han cerrado calles enteras para instalarse en la vía pública.

La calle de Corregidora, que se pensaba era uno de los proyectos del gobierno de la CDMX para convertirla en una calle peatonal que conectaría el Zócalo con la Cámara de Diputados, no sólo no pudo lograrse. El comercio informal persistió y se especializó en Comida Mexicana.

Los negocios de los líderes de los ambulantes siguen vigentes y más fuertes que nunca para apoyar las campañas políticas.

Hay muchos que esperan la reconstrucción del mercado para conseguir un lugar en él. Pero la única forma de hacerlo, es ser parte de estos gremios. “Si no eres parte de ellos, nadie te hace caso”, me decía un comerciante.

Para el gobierno es un proceso, con poco interés en resolverse.

El Consejo de La Merced murió… igual que su presidente Jacobo Zabludovsky.

Lo que sucede día con día en La Merced es muy distinto a las versiones oficiales.

En La Merced, nuevamente, se repite la misma vieja historia que todos conocemos.

MERCED: PROBLEMAS ACTUALES

La zona de La Merced no debe tener más de 10 mil habitantes, pero recibe diariamente a más de 250 mil visitantes.

No debe tener más de 6 mil 500 comercios organizados pero, en realidad, son más de 25 mil si se cuenta a los informales.

Sus actores centrales son: vecinos no comerciantes, comerciantes establecidos, empleados en locales, locatarios de los mercados públicos, empleados en locales de los mercados públicos, gestores, coyotes y líderes.

Hay también: vendedores ambulantes, comerciantes establecidos en la vía pública, transportistas, cargadores, prostitutas, indigentes, indígenas Mazahuas y Triquis, compradores de desechos, promotores culturales, creadores, diableros, sonideros y muchos más.

Paralelamente, los problemas que genera toda esta gente son: corrupción, indigencia, prostitución, viviendas en mal estado, desorden social, vandalismo, espacios ilegales y violentos, ambulantes fuera de control, invasión de vía pública, congestionamiento y desorden vial.

Y no hablamos de delincuentes, narcos, padrotes o inspectores… Ellos viven de este caos acumulado.

¿Y la basura? ¿Y el alumbrado? ¿Y las banquetas? ¿Y el narcomenudeo? ¿Y los giros negros? ¿Y las mafias? ¿Y los diablitos? ¿Y la piratería?

Esos son sus problemas cotidianos.

¿Se le ocurre otro?… Aquí lo podemos encontrar.

LA MERCED Y EL SISMO

Lo que ocurre en La Merced es muy parecido a lo que sucedió con los damnificados del sismo del 19 de septiembre: Existe una enorme telaraña burocrática que impide la atención de los afectados.

Para el sismo la CDMX juntó entre donativos y partidas presupuestales un monto de 14 mil millones de pesos.

Para el manejo de esa enorme cantidad de dinero se conformó la Comisión de Reconstrucción, a la cual se invitó a académicos y ciudadanos honorables, coordinados por un comisionado (Ricardo Becerra), de buena fama.

Pero en medio de esa Comisión se incluyó a 3 diputados de la Asamblea Legislativa: Mauricio Toledo y Leonel Luna (PRD) y Jorge Romero (PAN).

Esos tres diputados autorizaban, supervisaban, vigilaban y proponían que hacer con el dinero… Se gastaron la mitad y no funcionó.

En la Comisión, se acusó a los diputados de mal manejo de recursos y desvío de dinero para las campañas políticas.

Por ello renunció el comisionado Ricardo Becerra. Firmó también su renuncia Fernando Tudela (investigador), Katia D’Artigues (periodista) y Mauricio Merino (investigador).

La Comisión aceptó el reclamo y sacó a los 3 diputados.

Merced y Sismo… ¿Son lo mismo?

LA CUEVA DEL DELFÍN

La Merced tiene una historia de 600 años… ¿Esperaremos 600 más en solucionarla?

¡Vientos huracanados!, si no me piden vigilar a los Chineros nos veremos por acá el próximo lunes…