Texto: Héctor Castillo Berthier
Facebook Héctor Castillo Berthier
Facebook Circo Volador

ZONA SUBMETROPOLITANA

TRANSFORMACIÓN DE CUARTA

Los nuevos congresistas tomaron su lugar y dieron inicio a la LXIV Legislatura.

Algunos rostros son nuevos, pero hay otros muy viejos… Hay de todo.

Están los que proponen un cambio verdadero. Están los oportunistas. Están los arrimados. Están los que se creen independientes.

O los delincuentes electorales, como es el caso de Arturo Escobar, del Partido Verde Ecologista de México.

Entre todos (por la buena o por la mala), enfrentarán el reto que se expresó en las elecciones de 2018: la Cuarta Transformación de México.

Porfirio Muñoz Ledo, de 85 años, sigue caminando.

Y, como presidente de la Mesa Directiva, les dijo a los congresistas: “Hemos trascendido una época electoral… estamos en la hora de la reconstrucción nacional, no en la de una democracia colérica” (Reforma, 02/IX/2018).

Pero no era fácil poner orden. Los Morenistas (con 300 diputados y 60 senadores), le gritaron a Claudia Ruiz Massieu, del PRI, del 1 al 43 por Ayotzinapa, clamando ¡Justicia!

Apareció su porra de batalla: ¡Es un honor estar con Obrador!

La nueva y disminuida oposición, mencionaba los peligros de un Congreso doblegado al Presidente.

AMLO pidió a los legisladores: “Se pongan de acuerdo sin pleitos y con armonía”, para sacar adelante al país.

“Ésta es la hora cero de la nueva República”, dijo Muñoz Ledo.

“Somos depositarios de los más profundos anhelos del pueblo mexicano. No lo defraudemos”, agregó.

Pero por más que se hable de la Refundación de la República, las viejas formas de hacer política siguen vigentes.

Muñoz Ledo recibió el sexto informe de Peña Nieto y decidió acudir al acto en Palacio Nacional, como se hace normalmente. No pensaba: “interrumpir la secuencia histórica y constitucional de la República”.

El lunes en Palacio Nacional, los morenistas le reclamaron asistir al informe. Fernández Noroña no fue invitado al evento, pero fue a agredir a sus compañeros y les reclamó que asistieran con Peña Nieto.

Y hay algo mucho peor que eso.

El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, ganó, aliado con Morena, los votos necesarios para chapulinear entre ser senador y gobernador… según sus intereses.

¡Claro, a cambio de los votos verdes para lograr la mayoría absoluta de Morena!

Es un absurdo. ¡Queremos un cambio, no más de lo mismo!

Es la Democracia… al estilo mexicano.

De no ser así, la Cuarta Transformación se convertirá en una transformación de cuarta.

FOROS CONTRA LA VIOLENCIA

López Obrador abrió la promesa del perdón en diciembre de 2017, en Quechultenango, Guerrero, lugar masacrado por la violencia entre Los Ardillos y Los Rojos.

Comenta Roberto Zamarripa sobre AMLO: “Yo sí creo que no hay que olvidar, pero sí se debe perdonar, si está de por medio la paz y la tranquilidad de todo el pueblo, dijo ante un auditorio repleto de madres con hijos desaparecidos por el crimen o sicarios de los narcoviolentos o desterrados por el incendio de la región Centro de Guerrero” (Reforma, 03/IX/2018).

Los foros son trágicos. Espeluznantes. Son una muestra directa del submundo de la guerra.

Se realizaron 4 en agosto y concluirán en octubre, según se tiene planeado.

A esos foros asiste todo mundo. Familiares de los desaparecidos y familiares de los criminales.

“Acuden funcionarios solapadores que encabezan las mesas de trabajo en medio de abucheos y desprecio por sus complicidades con el crimen y también se presentan defensores de derechos humanos. Van las víctimas y también los torturadores. Unos piden justicia y otros susurran clemencia” (Ibid).

¿Cómo sanar las profundas heridas de la violencia? ¿Cómo recuperar el control de los territorios tomados por el narco? ¿Cómo fortalecer la reintegración de las familias afectadas? ¿Cómo recuperar la paz y darle un sentido de vida positivo al futuro?

Cualquier propuesta que se realice tiene que incluir, en primer lugar, a la ciudadanía. No basta con ser una propuesta gubernamental, económica, y armada. Se necesita tocar el fondo del crimen organizado.

Ahí donde están mezclados los líderes de la mafia, al lado de los caciques, los políticos y muchos otros personajes, sobre todo, los jóvenes pobres en las zonas de conflicto.

¿Entenderán este reto los nuevos diputados y senadores para cambiar al país? ¿O seguirán pegados a las viejas prácticas que están mostrando?

Así de pequeños son muchos de nuestros legisladores.

Hay ideas. Hay propuestas… Pero falta mucho trabajo.

UNAM: BOMBA DE TIEMPO

El lunes pasado se registró una golpiza contra jóvenes de preparatoria que protestaban en la Explanada de Rectoría.

El asunto de los porros en la UNAM es muy viejo. Los porros existen, nos dicen los estudiantes.

Tras la agresión, 13 adolescentes resultaron heridos, de los cuales tres fueron hospitalizados.

El origen del conflicto está en el CCH Azcapotzalco. Y a la protesta se unen el homicidio de una alumna de CCH Oriente y la violación de otra alumna en Acatlán, según fuentes del Universal y Reporte Índigo.

La manifestación del lunes, se comentó, sirvió también para exigir democratización en los CCH y respeto a los espacios culturales.

Y… aparecieron los porros.

¿Quién está buscando hacer esto más grande y con qué fin?

¿A quién le conviene desestabilizar a la UNAM?

El asunto de los porros lo conocen las autoridades. La “Federación de Estudiantes de Naucalpan”, o el “Equipo 32 del CCH Azcapo”, han sido tolerados… Y han sido apoyados.

¿Por quién?… por el PRI, se dice.

Ya hubo 18 expulsados… Mas el paro sigue adelante.

Tienen mantas: “Fuera porros de la UNAM”; “Hacemos responsables a Barajas y Graue del ataque porril en CU”, se leía en ellas.

Se acerca ya la marcha de los 50 años del 2 de octubre… ¡Que no se olvida!

¿Quién quiere que tampoco esto se olvide?

El PRI espera también… el primero de diciembre.

LA CUEVA DEL DELFÍN

No requerimos una Constitución Moral… Los políticos deben velar por sus obligaciones… Tienen que ser honorables… Tener la confianza pública… Y ganarse el respeto… Si no, todo será una patraña.