Texto: Héctor Castillo Berthier
Facebook Héctor Castillo Berthier
Facebook Circo Volador

ZONA SUBMETROPOLITANA

VOTO INSERVIBLE

En la próxima elección se encuentra “el futuro del país”, se asegura.

Es muy posible que esto suceda. Sobre todo, si se incorpora en la política la participación ciudadana (asunto que demandaría de una amplia participación pública) más allá de la que tenemos actualmente.

En el actual gobierno hay un grupo compacto de personas que son llamadas “la sociedad civil”… Pero, en ese grupo hay de todo.

Sin duda hay gente buena y positiva. Pero existen también “otros”, que son reconocidos por el gobierno para que opinen “a nombre de la sociedad”.

Es una mezcla extraña. En donde falta incorporar a muchas más personas para tener una mejor visión de la sociedad.

López Obrador tiene dudas de la sociedad civil, igual que la tenemos muchos de los que trabajamos en investigación y trabajo comunitario.

La sociedad civil es importante. Debe contar con una mayor presencia. Ser más abierta. Más amplia. Más real. Que permita identificar las necesidades de la comunidad, en vez de sólo servir sólo como “voz” para el gobierno.

Este asunto está pendiente.

Desde la sociedad civil no hemos entendido cuáles son nuestros límites.

Sabemos lo que es creer en un partido. O, en un líder (sea el que sea).

Ubicamos nuestra realidad en una “esperanza” de que, con nuestro voto, apoyaremos a la construcción de un mejor país.

Pero eso es falso. Nuestro minúsculo voto es una millonésima parte de una búsqueda que debe ser masiva.

Queremos cambiar a México, pero: ¿Hacia dónde camina la nación?… NPI.

Desde la perspectiva de la sociedad civil, se han logrado muchos avances (no los enumero), pero falta mucho más por hacer para que tenga sentido este cambio.

Sí, por supuesto, necesitamos un cambio nacional.

Pero en la realidad actual se presentan dos problemas que conviven y nos abofetean la cara: la desigualdad y la inseguridad.

La desigualdad se transformó en parte de nuestra vida cotidiana. Se trata de muy pocos mexicanos (con recursos inagotables para muchas generaciones) frente a un creciente grupo de pobres, que no tienen acceso a la paz y el bienestar.

Sobre inseguridad, vivimos en medio de una guerra interior. Fuerzas Armadas en las calles. Policías corruptos. Instituciones públicas perversas y mal dirigidas… Y cientos de miles de muertos.

Más de 240 mil muertos; más de 34 mil desaparecidos y 300 mil desplazados, en 11 años del PAN y el PRI.

¿Qué les celebramos? ¿Su idea de continuidad?

¿Qué nos pueden argumentar para hablar de un futuro bajo su tipo de gobierno?

No hay nada que celebrar. Por todos lados nos aparece la brutalidad, la frivolidad y la pusilanimidad utilizada por el gobierno.

Pedimos en México una modificación profunda, al menos eso espera la mayoría.

Se trata de dos mundos. Con dos perspectivas muy distintas.

Por un lado, aparece la arrogancia de un gobierno inepto como el que hemos padecido con Peña Nieto y el grupo Atlacomulco. Por el otro aparece AMLO y sus promesas.

AMLO no es la solución, pero es una oportunidad histórica para modificar lo que se hace y buscar una transformación.

Cualquier cambio, por pequeño que sea, es una renovación.

El país tiene que evolucionar.

SI GANA AMLOVE

La mayoría de los mexicanos apostamos por el progreso. ¡Nos urge!

Pero la imagen de AMLO provoca una consternación en muchos de nosotros. Con él, se piensa en el pasado. En un presidente arbitrario; estadista; que se lanza en contra de cualquiera que disienta de él.

Entre los mexicanos, la clase media no comulga para nada con sus ideas comunistas. Peor que eso, las rechaza, las repudia y no está dispuesto a aceptarlas de ningún modo.

Pero la gente está harta del mal gobierno. Está deseosa de mudar. Y esa mudanza, para muchos, jamás podrá surgir desde la izquierda, y mucho menos de una izquierda del tipo que describe Paco Ignacio Taibo II cuando da alguna conferencia.

Desde primaria hasta la preparatoria, estudié en una escuela de Hermanos Maristas: el Colegio México y el CUM. Ahí, con la “Teología de la Liberación”, nos instruían sobre nuestras necesidades como pueblo.

Nos obligaban a pensar sobre los pobres. La salvación sólo podía darse con la liberación económica, política, social e ideológica de la dignidad humana.

Se nos hablaba de la creación de “Un Hombre Nuevo”. La liberación, era una toma de conciencia ante la dramática realidad socioeconómica de Latinoamérica.

Había una necesidad de eliminar la explotación y la falta de oportunidades e injusticias en el mundo.

Por ello había que buscar la libertad.

Hoy, a muchos años de distancia, varios de los viejos colegas de esas escuelas, parecen buscar la “Teología de la Encarcelación”, al no aceptar la necesidad de una modificación radical en el gobierno.

Están dispuestos a cualquier cosa, incluso a dar el llamado Voto Útil o Voto Inútil, con tal de impedir que AMLO gane la presidencia.

Les duele arriesgar sus intereses privados.

EL VOTO INÚTIL

Carlos Slim habló a favor del nuevo aeropuerto de la CDMX… No sirvió para nada.

Mexicanos Primero, realizó un video con niños dirigido a defender la reforma educativa y rasparle el coche a AMLO… No sirvió para nada.

El documental sobre Populismo en América Latina, se anunció en los camiones y no se exhibió… No sirvió para nada.

Si Anaya y Meade pudieran juntar sus votos en contra de AMLO, sería una acción suicida… No serviría para nada.

El PRI tiene bien ganado su rechazo, apoyado por el desastroso gobierno de Peña Nieto.

Ricardo Anaya, está lejos de convencer o despertar un sueño colectivo.

Y entonces, se empezó a sugerir el “Voto Útil” de los ciudadanos, con tal de detener a AMLO.

El Voto Útil para frenar el cambio es realmente un Voto Inútil.

Esta elección no es sobre propuestas: Es anti PRI… o anti AMLO.

¿Quiere hacer su Voto Inservible?

LA CUEVA DEL DELFÍN

El lunes pasado asaltaron y le cortaron una mano al ex rector de la Universidad Popular de la Chontalpa, en Tabasco… Se dice que el ex Rector tenía acreedores pendientes de pago y no llevaba dinero… Y le cortaron la mano… Ojalá y no asalten a Peña Nieto.

¡Vientos huracanados!, si no me piden mi voto inservible nos veremos por acá el próximo lunes…