Mauricio Rosas

Crecí en la Colonia Morelos. Mi padre siempre trabajó bien duro para darnos lo necesario y nos enseñó a traer los zapatos limpios. Sin embargo, fumé marihuana a los 13 años y a los 15 tuve mi primera borrachera pesada. El alcohol empeoró todo; siguieron los psicotrópicos, la cocaína… Con la marihuana y las pastillas lograba salir a trabajar, pero cuando llegó el alcohol, pues era olvidarse de todo por completo. Cuando la economía no te permite comprar alcohol de marca, te tienes que ir al alcohol más barato, y eso te cambia. Si te compras un litro de Tonayán, te enloquece. Se convierte en una enfermedad orgánica.

Yo soy multiusos: sé hacer pays, pizza, galletas y hamburguesas; también soy electricista y vendo varios periódicos. La primera vez que me invitaron a la revista pensé: “¿Para qué?”, pero ya me quería curar. Antes el alcohol me

activaba, pero ahora me da pa’ bajo. Me gusta calzar bien, y ya andaba bien deprimido, oliendo mal. Entonces llegando a la revista, me doy cuenta que uno tiene que estar bien. En Mi Valedor te saludan, te ofrecen café, galletas y todo es pa’lante.

Aquí me siento en familia. Yo antes andaba tirado, y ahora increíblemente soy “la voz de la calle” en la radio. No he bebido nada desde el 31 de agosto. Ha sido fácil porque estoy en un albergue y me he separado de donde se bebe. Ahorita lo único que quiero es meterme vida, porque me metí mucha muerte, por decirlo así. Quiero rentar un cuartito y estar tranquilo ahí. Posteriormente, no descarto estar casado con alguna buena mujer. No lo descarto.

Para mi familia he sido una persona bien distante porque al estar en la calle te encierras en un micromundo, pero al venir aquí mi hermano me empezó a hablar. Mi epílogo sería que, si están en situación de calle, busquen ayuda. Pero no busquen la ayuda rápida, sino una alternativa mejor. No es real la vida que se vive en la calle. Es un infierno.

Copyright © 2020 Mi Valedor

Barcelona 11, Int. 101. Colonia Juárez, CDMX

Síguenos
14. La banda sonora
Revista Mi Valedor

Mi Valedor es la primera revista callejera de México que ofrece un modelo de autoempleo para poblaciones vulnerables (personas en situación de calle, migrantes, madres solteras, personas con capacidades especiales, entre otros). Apoya al proyecto aquí.