Los caminos perfectos se cruzan

Los caminos perfectos se cruzan

19/06/2018
Texto: Natalie M. Baur

Una vez, alguien que estuvo en mi vida poco tiempo me escribió un recordatorio en un cuaderno delgado con una portada rosada y abollada por tantos viajes y recorridos interminables por la ciudad. Lo abrí y leí con el temor de su huella allí: “cual sea la razón por la que nuestros caminos cruzaron, siempre será perfecta.”

La sensación de que nuestros caminos estaban ya destinados a separarse otra vez, me llenó con el sólo hecho de leer su declaración por escrito. Tras su marcha, sus palabras se quedaron conmigo, y ahora las cargo como un talismán en mi mochila cada vez que salgo de casa a caminar. No fue hasta que conocí a Jorge que realmente pude entender estas palabras que siempre me acompañan en las calles.

El arte de caminar y ser buen caminante se debe practicar con la idea de que hay muchos caminantes en un sinfín de caminos paralelos al tuyo. Pensar en el oficio de un caminante así en la Ciudad de México es fácil de imaginar, basta con la experiencia de un recorrido de diez minutos en pleno Centro, durante la tarde de cualquier fin de semana, y más aún en época navideña. Uno se ahoga en las posibilidades de las tragedias personales y dramas familiares a plena vista. Todos son caminantes en caminos paralelos hasta que su camino y el mío perfectamente se crucen.

Un hombre viejo con su ojo derecho cerrado y una medalla de algún santo colgada en su cuello se acercó sin reservas a mi mesa en el patio de comidas de un centro comercial anodino cerca de la Alameda Central. Se sentó junto a mí, a disfrutar su helado con topping de cajeta, mientras yo ingería voraz mi hamburguesa y papas fritas después de casi seis horas de caminar sin parar. Una vez que él se sentó, frené mi fervor gastronómico, primero, porque no quería parecer una loca -la que definitivamente soy- y segundo, porque sentí que dos almas solitarias se acababan de encontrar; y qué menos que prestar atención.

Jorge sabía platicar muy bien con esas otras personas de quienes percibía su soledad, esas-otras-personas como yo. Cuando se enteró de que era extranjera, empezó a platicar sobre Colorado Springs, un lugar que le dije de antemano que no conocía, pero no le importó porque, según él, yo conocía Cuernavaca, y Colorado Springs es exactamente igual que Cuernavaca.

De pronto, la plática giró hacia el tema del sismo, y nos pusimos muy serios al instante. Describimos las largas caminatas que tuvimos que hacer para llegar a nuestras casas aquel día y cómo terminamos como muertos-vivos sobre nuestras camas después de las largas jornadas de ayudar en las calles. Me preguntó si ya existía yo cuando ocurrió el del 85, y contradictoriamente empecé a reirme, contestándole que sí, pero que apenas contaba unos meses de vida. “No importa, existías, así que ya compartimos aquel momento juntos en la tierra”, afirmó.

Terminamos la plática y el helado y la hamburguesa y las papitas, con muchas más cosas en común que uno podría pensar que tuvieran una extranjera de treintaitantos y un hidalguense de unos setenta. Me despedí de Jorge, allí quedaron las papas y mi refresco, entre sus manos temblorosas de hambre. A cambio, él me dejó la clave para interpretar aquellas palabras que cargaba en mi mochila y, por supuesto, el ánimo de mantenerme siempre abierta a cualquier desvío que se aparezca en mi camino.

Redacción Mi Valedor

Déjanos un comentario.

Relacionadas

  • El reverso del fuego

    30/04/2019

    Texto: Juan Villoro Foto: Dr. Alderete A Vicente Rojo Al terminar la guerra llevé a mi hijo a la terraza de las esculturas. La mañana era clara, a pesar de las cenizas que aún flotaban en el aire, últimos saldos del incendio. Los escalones desiguales llevaban a un promontorio donde se veían las ruinas y […]

  • Presagio del fuego

    Texto: Leopoldo Lezama Ilustración: Santiago Solís Se despertó sofocado. Las imágenes caóticas continuaban taladrando su cabeza aun cuando el sol ya se asomaba en lo alto. El hombre abrió la puerta del pequeño jacal construido apenas con ramas mal apiladas y caminó unos metros hacia el desfiladero. La montaña los protegía de la realidad afuera. […]

  • Cómo se miran las cosas

    26/10/2018

    Texto: César Tejeda Ilustración: Christian Cañibe Cuando yo era niño, iba con mi padre a nadar a un club que se encuentra en los límites de la colonia Condesa. Sábados y domingos cruzábamos el umbral, nos dirigíamos a una cabina en donde rentábamos dos toallas e ingresábamos en un largo laberinto de casilleros. De la […]

Lo más reciente

Copyright © 2020 Mi Valedor

Barcelona 11, Int. 101. Colonia Juárez, CDMX

Síguenos
28. Por debajo del agua
Revista Mi Valedor

Mi Valedor es la primera revista callejera de México que ofrece un modelo de autoempleo para poblaciones vulnerables (personas en situación de calle, migrantes, madres solteras, personas con capacidades especiales, entre otros). Apoya al proyecto aquí.