Edén Méndez Rojas

En febrero de 2014, la Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México (FCH) inició el trabajo de reconocimiento del territorio para el proyecto piloto con población en situación de calle. Durante este periodo, se definió una zona de observación sobre un territorio delimitado de la siguiente manera: Frontera norte; Calle El Salvador. Frontera sur; Calle Izazaga. Frontera poniente; calle Eje Central. Frontera Oriente; Cinco de febrero.

Esto generó un proyecto que se extendió al perímetro A y B del Centro Histórico para  efectuar una serie de recorridos exploratorios donde se observarían los espacios físicos así como los recursos propios del territorio, tales como: negocios, viviendas, instituciones, giros comerciales; así como las condiciones que evidenciaran sufrimiento social, polos de conflicto, violencia(s), espacios de consumo y distribución de sustancias psicoactivas, y lo que es más importante, el entramado social, cultural y psíquico que permitiese, validara y naturalizara dichas circunstancias.

Con base en esta observación se generaron diarios de observación en donde se conjuntó la  información recopilada para su posterior análisis, el cual busca desembocar en un libro de etnografía de las calles titulado La vida en calle: Una observación desde la banqueta.

El libro de dividirá en las siguientes secciones principales: 1) Definición y características de las poblaciones callejeras 2) Problemáticas de poblaciones callejeras 3) Recursos de las poblaciones; redes y estrategias de sobrevivencia 4) Una propuesta de trabajo con las poblaciones callejeras.

Aquí un pequeño adelanto de una sección de libro en el cual se desarrolló el tema referente a la representación social de las poblaciones callejeras:

De acuerdo con la observación realizada a lo largo del trabajo de campo, así como de la  sistematización de información de las entrevistas informales realizada con habitantes del Centro Histórico de la Ciudad de México se pudieron detectar algunos componentes de las representaciones sociales del grupo de las poblaciones callejeras.

También se recurrió al análisis de frases recurrentes en la comunidad que pueden ser retomadas para ejemplificar distintas problemáticas, necesidades y potencialidades de las poblaciones callejeras como son el alcoholismo, la drogadicción, la violencia interpersonal, el descuido, sus vínculos y servicios con la comunidad, etc.

El esquema representacional de dichas poblaciones se presenta a continuación:

La representación social de las poblaciones callejeras es relevante dado que a través de la misma se contribuye a la invisibilización de algunas dinámicas sociales, las cuales son de manera inconsciente atribuidas a las poblaciones callejeras.

La FCH tiene planeado presentar este libro a finales de este año o inicios del próximo año como una aportación  en beneficio de esta población vulnerable  con la cual la sociedad  convive a diario pero se esfuerza por no reconocer.